No soy tan buena, pero tampoco tan mala

Es una frase que me repito bastante últimamente como si de un mantra se tratase.

Y constantemente lo hago para no olvidar que puedo ser buena persona, pero no tonta, que no soy tan mala, pero he roto algunos platos durante mi trayecto en la vida. No soy perfecta.

Cuando me refiero a que no soy perfecta es aceptar que soy humana.

A veces tengo miedos, pequeñas envidias, me siento impotente, vulnerable y me hierbe la sangre ante algo injusto… Y he llegado a hacer cagadas monumentales por sentirme así: por ejemplo, hablar mal a alguien. Pero recuerdo que es a veces, no siempre.

Igual que tampoco me puedo obligar siempre a estar contenta, cada día encontrar motivos para ser feliz, para no caer en la tristeza o en indignación. Pues estoy triste e indignada cuando es necesario y alegre y contenta cuando es el momento para mí.

Por otra parte también significa saltarse las reglas, salir de la zona de confort, a veces incluso divertirse al hacer cosas distintas, probar de hacer aquello que muchos no se atreven.

Y sí, en un futuro me meteré unas cuantas piñas buenas y escucharé muchas criticas si actuo de estas maneras. Tengo claro que si yo me lo guiso, yo me lo como. Y si en algún momento tengo que también sentir vergüenza por algo que voy a hacer o he hecho, lo haré porque todo sentimiento y emoción forma parte de ser humano.

La pregunta es:

Me tengo que sentir mal por ser humana, por ser quien soy, con mis taras, mis errores, por no ser perfecta en un mundo donde una gran parte de la población aparenta y dice ser correcto y, sin embargo, después descubro que me han mentido en la cara?

Venga ya!

Prefiero vivir mi vida siendo sincera con mis actos, no solo con palabras. Al final que quien quiera piense y diga lo que quiera. Que yo no gano dinero haciendo caso al 100% de lo que diga la gente de mí.

Digo todo eso porque durante mucho tiempo creía que uno de mis objetivos principales en la vida era ser perfecta, procurar estar en el bando de los buenos y no de los malos.

Y es que es de locos tener miedo a errar, a hacer alguna travesura o en algún momento no ser correcta en las formas. Es de locos vivir con la sensación de que a la mínima que pueden ver una imperfección mía se van a señalar y a críticarme.

Y todo eso por si mi imagen iba a estar tachada de no grata, por no ser aceptada.

El caso es que estoy cansada de tener una vida tan complicada y tener estos dolores de cabeza por hacer el intento inútil de ser perfecta si, lo vuelvo a repetir, aquí no existe ni dios que lo sea.

En fin, me cansé de hacer tanto caso a la sociedad, de someterme a ella y seguir sus leyes, las que están escritas y las que no, las que se pregonan y las que se muestran des del silencio porque al final la mayor parte de la gente hace con ellas lo que le da la real gana: cumplir o romperlas dependiendo de sus intereses. Muy humano.

Juls G Puncer

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s