Bienvenidos a Utopía

Bienvenido a mi mundo utópico donde la apariencia y la belleza tiene más peso que la verdad, la realidad.

Os doy la bienvenida a mi utopía desde la terraza de mi hogar.

El mundo que tengo bajo mis pies es precioso.

¡Lo amo…! No podía haber nacido en otro sitio mejor. Todo el mundo es civilizado y sincero y está unido a una misma causa: el respeto.

Por eso el pueblo trabaja cada día para que sea un lugar aún mejor en el futuro. Trabaja para que no haya analfabetismo ni injusticias. Por eso se rige por las leyes y se comporta adecuadamente ya que fue bien enseñado por la educación.

Por otro lado tenemos de todo y más de mil posibilidades de hacer lo que queramos ¡Es genial tener tanto que elegir! No todo el mundo tiene esta suerte de optar a tantos estudios para ser lo que deseamos de mayor, ir a muchos sitios a hacer ocio, ni elegir a donde uno va a cenar por la noche…

Hay gente que no es tan agraciada. Por eso hay que ser agradecido cada día todo lo que tenemos…

¡Pero ahora no me voy a decaer por algo que no puedo evitar que suceda…! Así que seguiré contando los motivos de por qué es tan genial el mundo donde vivo.

Otra de las razones es que no existe la censura ¡Y es que con Internet la información está por todas partes! Uno puede encontrar una pagina porno con mucha facilidad o expresar con libertad lo que uno piensa! Bueno… a quien se lo calla es porque se lo merece. Como he dicho anteriormente, todos aquí tenemos que ser civilizados y no se puede ir diciendo barbaridades.

¿Sabéis? Tengo mucha suerte de vivir en un sitio donde todos somos libres. No estamos bajo una dictadura donde nos imponen una manera de ser, no hay que fingir, no nos tenemos que esconder de la policía ni hay toques de queda… Somos libres y sin miedos.

Solo los que atentan al orden tienen que temer ya que se les va a perseguir si no actúan adecuadamente y pagarán por ello.

Sin embargo me sabe tan mal que pase esto…! Son personas igual que yo que aún no han entendido que, si se lo proponen y cambian, van a tener un sitio entre nuestra gente.

Espero que algún día lo entiendan porque es ser muy egoísta hacer lo que uno quiere sin pensar a quien tienen a su lado y más si cada día el pueblo lucha para que el futuro de este mundo sea cada vez más hermoso y democrático.

¡Madre mía…! A quien voy a engañar.

Este mundo feliz es como Doran Grey: bello por fuera, putrefacto por dentro.

Por lo menos a mí desde bien pequeña me contaron las cosas de tal modo que me hicieron creer que la sociedad en la que vivo es la mejor de todas porque no nos comportamos como animales.

Y, para empezar, tengo que decir con toda la honestidad del mundo que muchísimas veces el resto de los animales son más civilizados e inteligentes que los propios humanos.

La gran mayoría de las personas solo se han preocupado por hacer lo mismo que el de al lado, tener la razón y ser apto para la sociedad por temor a ser marginado por esta misma. Así es como sostiene esta bella farsa donde todos dicen ser santos y después no son capaces de decir las cosas a la cara o mínimo reconocer que son cobardes.

Porque vivir en esta ilusión es elegir ser ignorante por no cuestionarse uno nada de lo que aprende y, como consecuencia, muchas veces tiene que ir a otros para que les resuelva sus problemas.

“Ya lo harán otros que tengan la capacidad de encontrar soluciones para mi vida porque hay responsabilidades que son demasiado grandes para mí.”

Porque el pueblo de lo único que se tiene que preocupar es de tener un sueldo a final de mes no tan solo para cubrir las necesidades básicas, sino para mantener su caché, su status comprando lo último que está de moda ya sea en ropa, tecnología… poderse evadir de los problemas yendo al parque de atracciones llamado Ocio ¡y que no falte hacer postureo de ello en Instagram porque eso es lo más!

Y espera, eso no es lo peor: cuando la gente ve algo fuera de lo normal, directamente lo tacha de peligro y ni hace el ejercicio de plantearse “¿Por qué sucede?” “¿Realmente es malo?”. Lo que hará va a ser que otros con suficiente autoridad y credibilidad le explique los motivos de porqué suceden estas rarezas y se lo va a creer sin rechistar.

Así que sus opiniones se basan muchas veces en lo que dicen los expertos sin caer en la cuenta de que este tipo de personas, muchas veces, han timado al pueblo gracias a la aprobación de sus argumentos sin cuestionar lo que decían y con ello han conseguido beneficios.

“¿A quién le va a cuestionar un experto en su materia?”

También hay que remarcar otra cosa: Vivo en una sociedad donde se critica mucho el comportamiento de las personas por tener gustos distintos, ser frikis, vestirse diferente a los demás y exagera los problemas cotidianos y estos se llevan a tales extremos que a veces, cuando a mí me pasa, tengo la sensación de estar haciendo el ridículo.

¿De verdad somos tan éticos y morales, tan perfectos?

Decidme ¿Qué hay de ir a las grandes superficies a comprar productos? ¿Sabéis ya que yendo a las grandes marcas fomentamos que los pequeños comercios se pierdan y que cada vez sea más difícil emprender un proyecto y ser autónomo?

Y sí, lo sé, si desapareciesen las grandes superficies se perderían muchos puestos de trabajo y entonces familias sin techo y comida.

Sin embargo ¿Prefieres seguir dando dinero a una empresa que hace contratos laborables deplorables y que les importa un comino en que condiciones sacan sus recursos? Solo se preocupan por ganar el máximo beneficio y da igual el cómo lo consigan. Lo importante para ellos es hinchar los bolillos, sus maletas, las cuentas del banco de dinero.

A estas empresas a las que recurrimos consumir ya será por necesidad o ocio les importa una mierda si para conseguir ofrecernos este producto tengan que hacer estallar una guerra porque a quien solo les va a salpicar la sangre van a ser los civiles.

Pero claro, somos muy correctos y hacemos lo que todo el mundo hace y repite. Por eso somos adecuados.

Por eso es tan fácil criticar a los demás, pero no lo es para nada tomar decisiones y ser consecuente con ellas.

Por ahora lo que me gustaría ver es responsabilidad por parte de la gente reconociendo que no son capaces ya de salir de este estilo de vida ni se atreven a enfrentarse a los grandes aunque eso al final tenga unas consecuencias a largo plazo como acabar con el planeta y que las siguientes generaciones vivan en peores condiciones que nosotros y además supieran que sus antepasados fueron los que dejaron este legado para ellos.

Y es que yo me considero lo suficiente valiente como para reconocer que elijo vivir así con consciencia, pero soy cobarde porque no me voy a ir a por los peces gordos sí anteriormente no tengo ninguna estrategia bien fundada para cambiar lo que hay ya que sin dinero o muerto uno no puede hacer nada.

En fin… Pero a quien le importa esto si al final todos vamos a hacer lo que nos plazca, cierto? Si casi todos vamos a vivir de las comodidades, de la ostentación y el exceso de productos.

Por eso vivimos en la Era del Libertinaje ya que da igual lo que digas que no pasa prácticamente nada si no cumples con tu palabra ya que todo lo vale.

Así que yo, viendo como está el panorama, voy a hacer lo que me da la gana. Tengo la consciencia muy tranquila y no precisamente por estar haciendo el bien, sino porque soy sincera conmigo misma y por lo menos sé que no voy ni de buena ni de mala, solo de persona que vive en este mundo distópico de locos.

Un pueblo obseso por vender su mejor imagen de él y luego ni es capaz de trabajar todas sus taras está condenado a la mediocridad.

Juls G Puncer

Advertisements

5 thoughts on “Bienvenidos a Utopía

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s